En esta ocasión tenemos reseñas de dos libros escritos por Carlos Ruiz Zafón, un muy querido escritor en el Club de Lectura de CREA. Luis Ramírez nos da su interpretación de El Prisionero del Cielo y Oralia Montiel de el Juego del Ángel. Cabe destacar que en el club ya habíamos leído otro de los libros que forma parte de esta zaga, La Sombra del Viento. Los personajes de estas obras ya son como miembros de la familia de nuestro club.

El Prisionero del Cielo – Luis Ramírez

En lo que a mí concierne este libro, al igual que el otro libro que leímos del escritor Carlos Ruiz Zafón – La Sombra del Viento – me cautivó por completo. Comenzando por la manera en que sus dos personajes principales, Daniel Sempere y su entrañable amigo Fermín, desarrollan una gran amistad y desentierran un misterio que para muchas personas de la época ya estaba sepultado. Habían pasado ya dos décadas de los acontecimientos que se desarrollan en La Sombra del Viento.

Gracias a la visita de un enigmático personaje a la librería Sempere se revela un terrible secreto. Esta visita empuja a Fermín a explicarle a Daniel cosas ocultas de su pasado, de dónde viene, cómo y por qué se acercó a él el día que se conocieron. Entonces se desarrolla una larga historia que narra desde los días que Fermín pasa prisión después de la Guerra Civil Española y las atrocidades que vive bajo la sombra del señor director de la prisión Mauricio Ball. Aquí se descubre cómo Fermín conoce a Martín (otro enigmático personaje del libro) y cómo a partir de ese momento forman y conservan una gran amistad que lo ayuda a escapar de la cárcel. En su deambular por las calles frías de aquella Barcelona conoce a mucha gente, hasta que por fin logra su objetivo: encontrar a Daniel para protegerlo en honor a Martín.

El Juego Del Ángel – Oralia Montiel

En este libro retrocedemos en el tiempo a años antes de que aparezcan Daniel y Fermín. De hecho en este libro conocemos al abuelo de Daniel y a su padre cuando era joven, pero en este caso ellos no son el centro de la historia. El personaje principal es David Martín, un joven escritor muy talentoso que lleva una vida difícil en la ciudad de Barcelona. 

David Martín soñaba con ser un escritor de renombre y reconocido. Su padre es su única familia, ya que su madre los abandona, pero es un hombre mezquino, alcohólico y desalmado que tiene sus propios fantasmas. Al ser asesinado su padre, David se queda sólo a muy temprana edad. Igual se las arregla para sobrevivir y traer pan a su mesa, trabajando en la imprenta de un periódico hasta que su amigo Pedro Vidal le consigue un puesto como escritor en el periódico. Así es como  empieza a escribir novelas policíacas y de misterio.

A pesar de su talento no tenía reconocimiento ya que tuvo que escribir con un pseudónimo bajo un contrato esclavizante con una editorial. También escribe “a escondidas” la novela de su amigo Pedro Vidal, la cual tiene mucho éxito, pero una vez más el reconocimiento y la fama no son suyos. En todo esto, el está enamorado de Cristina, la hija del chofer de Pedro Vidal pero ella no le demuestra lo mismo. Entre Cristina y Pedro Vidal, se desmoronan sus esperanzas.  

A David le diagnostican cáncer en el cerebro y le dan muy poco tiempo de vida.  La vida le cambia cuando conoce a un personaje misterioso llamado Andrea Corelli, al cual había conocido indirectamente desde su juventud. Le pide que escriba un libro de religión a cambio de una suma considerable y recuperar su salud. De ahí se desatan una serie de acontecimientos extraordinarios, intriga, terror y suspenso que nos mantuvieron pegados a la lectura. Al final no sabemos si el enigmático Martin de El Prisionero del Cielo, es en realidad David Martín.