En lo que a mí concierne este libro, al igual que el otro libro que leímos del escritor Carlos Ruiz Zafón – La Sombra del Viento – me cautivó por completo. Comenzando por la manera en que sus dos personajes principales, Daniel Sampere y su entrañable amigo Fermín, desarrollan una gran amistad y desentierran un misterio que para muchas personas de la época ya estaba sepultado. Habían pasado ya dos décadas de los acontecimientos que se desarrollan en el libro. Gracias a la visita de un enigmático personaje a la librería Sampere se revela un terrible secreto. Esta visita empuja a Fermín a explicarle a Daniel cosas ocultas de su pasado, de dónde viene, cómo y por qué se acercó a él el día que se conocieron. Entonces se desarrolla una larga historia que narra desde los días que Fermín pasa prisión después de la Guerra Civil Española y las atrocidades que vive bajo la sombra del señor director de la prisión Mauricio Ball. Aquí se descubre cómo Fermín conoce a Martín (otro enigmático personaje del libro) y cómo a partir de ese momento forman y conservan una gran amistad que lo ayuda a escapar de la cárcel. En su deambular por las calles frías de aquella Barcelona conoce a mucha gente, hasta que por fin logra su objetivo: encontrar a Daniel para protegerlo en honor a Martín.